Lilith y La Purga

Lilith, la primera madre de los Nephalem, enloqueció ante la posibilidad de que sus hijos se extinguieran. Adoptó la forma más terrorífica jamás vista por nadie -de dientes y garras, de pinchos y espadas- y cazó a sus compañeros renegados. Masacró sin piedad a todo y a cada uno de los seguidores de Inarius y dejó sus cadáveres para que él los encontrara.

La pérdida de sus compañeros y los terribles actos de Lilith horrorizaron a Inarius. A pesar de su furia, no se vio capaz de destruir a Lilith, así que la expulsó del Santuario que ambos habían creado.

Entonces, Inarius afinó la piedra del mundo para que los poderes de los Nephalem disminuyeran con el tiempo, y luego desapareció. Sin embargo, algunos afirman que aún camina entre nosotros con un aspecto muy similar al nuestro. 

-Texto anónimo y sin catalogar-
Gran Biblioteca de Caldeum


Es difícil diferenciar el mito de la historia, pero es cierto que según los textos arcanos, los poderes de los Nephalem disminuyeron con las generaciones. Hoy en día, nuestras líneas de sangre mortales son el resultado de dicha contracción.

Dada la propensión de la humanidad para el bien y el mal, está claro que cierta parte de nuestros ancestros sigue viviendo entre nosotros, pero aún así, ¿podría la humanidad evolucionar y convertirse en una especie extraordinaria, o estamos atados por el destino de nuestros ancestros?

-Libro de Caín-